EL PEQUEÑO EDÉN

Llegar a la siguiente parada fue más complicado de lo que creíamos… Los viajes lentos de los que me hice fanática, perdieron un poco de encanto yendo hacia el sur de Laos… La gente ya no era tan amable y el camino era excesivamente lento… Pero aprendí que cuando vea un “sleeping bus” (bus con camas tamaño asiático -mínimas-, en los que viajás de noche), tengo que huír… Fueron casi 20 horas de viaje, las cuales pasamos en una cama, al fondo de un bus enorme, durmiendo con dos francesas que acabábamos de conocer… Durante el camino me sentí en una montaña rusa y cada tanto me despertaba con mi cabeza tocando el techo por los saltos… ¿Cómo la pasé en la experiencia? Mal… Todo el tiempo creí que el bus estaba a punto de volcar o que el conductor se había quedado dormido, por los bocinazos que sentía cada tanto…

La primer idea fue llegar a Pakse, un pueblito semidesértico, ubicado al sur de Laos, y luego seguir camino a 4000 islas, un conjunto de islas que se encuentran en el extremo sur del país; pero al llegar a la primer parada y descubrir que las sonrisas en la gente se habían desdibujado, y con ellas la amabilidad, decidimos seguir camino para poder festejar año nuevo en un lugar más festivo…

A

Pero nos equivocamos, al llegar a Don Det, una de las islas que conforma 4000 islas, la gente seguía con la misma paz excesiva (vagancia) que la hacía no querer hacer nada más que descansar… “Benja, ¿Qué vamos a hacer acá en año nuevo?”…

Teníamos que buscar refugio en algún lado… Pusimos nuestros pies en marcha y empezamos a recorrer la pequeña isla en busca de amparo… Y sí, “el que busca, encuentra”… Llegamos al paraíso en tan sólo 30 minutos… Era un hotelcito cerca del centro pero alejado de los ruidos… Al abrir la puerta, todo lo que vimos fue el hermoso cuadro que se dibujaba en la pared del fondo, sobre la cama… La ventana estaba abierta y se veía el calmado río con un sol que penetraba por todos lados… Sólo bastó con mirarnos: “Sí, éste es nuestro nuevo hogar de paso”…

Descubrimos que la única actividad que había en ese lugar era descansar… Y éso hicimos… Nuestro recorrido nunca fueron más de 500mts en busca de comida o de un poco de sol en la playita cercana, ya que con nuestro “Little edén” (Pequeño edén, nombre del hotel, el cual hacía perfecta alusión al lugar), nos sentíamos a gusto y en calma… Contemplando atardeceres de ensueño y rodeados de gente que, a diferencia del resto de los locales, estaban felices de recibirnos con los brazos abiertos, en su pequeña partecita del mundo…

Pero, cuando el descanso ya se transformó en vagancia, decidimos no convertirnos en uno más de los 300 que había en la isla y emprendimos camino hacia el descubrimiento… Fue así como descubrimos que sólo bastaba con cruzar a la siguiente isla (a 2kms de distancia) para que la vagancia esté acompañada de la amabilidad… Era una isla mucho más grande y mucho más autóctona… Fue así como vimos casas muy precarias, bueyes, nenes corriendo y jugando por todos lados… Era como una gran isla en la que todo lo que se respiraba era paz…

C

D

H

F

G

Legó la noche del 31 de Diciembre y empezaron las dudas existenciales sobre qué hacíamos en el medio de una isla, rodeados de locales no muy amables y de turistas MUY pacíficos (o con mucho exceso de paz incorporada)… Escuchamos que había una fiesta en la playa que no se veía muy prometedora, pero decidimos ir igual ya que era la única opción festiva de toda la isla… Nos habíamos resignado a un año nuevo bastante diferente, en el que nuestra comida consistió en un pollo con curry, que decidimos no comer en el lugar donde lo prepararon, por miedo a depresión; estando solos en el medio de una isla a la que no terminábamos de encontrarle el encanto requerido… Hasta que, en el medio de la fiesta, rodeados de gente de toda clase, lengua, religión y país; aparecieron nuestros amigos chilenos, con los que decidimos huír de la fiesta y empezar el 2015 mirando las estrellas entre cervezas, historias y risas…

Ya era tiempo de partir… La isla nos había retenido por más tiempo del que merecía… Pero la misma que nos hizo morir de hambre, a falta de comida “turística”; la misma que nos enfureció por volver a su gente tan poco amable; la misma que nos hizo querer huír varias veces; la misma que nos brindó una fiesta de año nuevo sin mucho sentido; fue la que nos regaló dos o tres sonrisas perdidas que valoramos como diamantes; fue la que nos llenó un poquito más de paz; fue la que nos hizo bajar a la tierra y ver lo que es viajar como modo de vida; fue la que nos regaló atardeceres sobre un calmado río lleno de pescadores; y fue la que nos despidió con un atardecer muy diferente a los vistos anteriormente, en el que el sol parecía quemar la tierra y desintegrarse a cada segundo… Nos regaló un enorme sol en degradé de colores, en forma de enseñanza… Nos dijo, entre líneas, que no juzgáramos a un libro por su portada, que a veces hay que leer más profundo y con la mente más abierta para encontrar su mensaje oculto…

B

 

TU TIEMPO ES LIMITADO, NO LO MALGASTES VIVIENDO LA VIDA DE ALGUIEN DISTINTO.

NO QUEDES ATRAPADO EN EL DOGMA, EL CUAL ES VIVIR COMO OTROS PIENSAN QUE DEBERÍAS VIVIR.

NO DEJES QUE LOS RUIDOS DE LAS OPINIONES DE LOS DEMÁS CALLEN TU PROPIA VOZ INTERIOR.

Y, LO MÁS IMPORTANTE, TEN EL CORAJE  PARA HACER LO QUE TE DICE TU CORAZÓN E INTUICIÓN.

ELLOS YA SABEN, DE ALGÚN MODO, EN QUÉ QUIERES CONVERTIRTE REALMENTE.

TODO LO DEMÁS ES SECUNDARIO”.

STEVE JOBS.

Anuncios

One comment on “EL PEQUEÑO EDÉN

  1. una vez más te digo que tus relatos son tan claros como atrayentes e interesantes, es como recorrer esta parte del mundo con ustedes. Tengo una prima recorriendo el sudeste asiático, y tengo otra prima recorriendo América (ahora está en centro América) y la verdad es que es fantástico leer sus relatos, y es maravilloso saber que alguien comparte los momentos especiales que vive, y que nosotros, en otro lugar del mundo, vivimos como si fueran nuestros…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s