NATURALEZA SABIA

Nunca me imaginé que cruzar hacia otro país iba a conllevar tantas inseguridades e irregularidades… Cruzar al lado camboyano fue más complicado de lo debido… Algo habíamos leído, pero tener que vivirlo, fue completamente diferente… En la frontera, fue indignante ver cómo cientos de policías se reían en nuestras caras cobrándonos cuanto ellos necesitaban, para habilitarnos la entrada a su país… Mientras, del otro lado, nos esperaban miles de turistas que le habían dado sus pasaportes a un guía estafador, quién haría nuestro trabajo… Tuvimos que pasar por miles de puestitos en los que cada uno de los integrantes del mismo, con cara de desentendidos, nos robaban billete por billete… ¡INDIGNANTE!

Cuando creímos que ya era suficiente, y que al haber cruzado la frontera del terror todo iba a estar bien… Nos encontramos con la grata sorpresa de que nuestro bus estaba roto… Éramos 60 turistas, sentados bajo los 30 grados que nos rodeaban, con un sol que quemaba nuestras ideas… Luego de 5 horas de espera, empezamos a impacientarnos, hasta que logramos saltar, de a grupos, en combis que llegaban llenas de turistas en dirección opuesta, sin dejarles si quiera tiempo a bajarse, de la desesperación de sólo pensar en la idea de tener que dormir en el medio de una carretera sin nada más que el campo y las estrellas…

Ahora sí, ya habíamos pasado nuestra prueba de supervivencia y estábamos listos para empezar a descubrir…

A las 11 de la noche, bajamos de la mini combi y cientos de “tuk-tukeros” (como les digo yo), se abalanzaron en busca de unos cuantos dólares, que estaríamos obligados a pagar… Listo, era suficiente por el día… Directo a la cama para no pensar ni 5 minutos más en las irregularidades de ese lento y pesado viaje…

Al día siguiente, nos despertó un sol radiante que nos invitaba a emprender la aventura… Fue así como decidimos alquilar bicicletas (nuestro medio de transporte preferido) y ponerlas en marcha tan pronto como pudimos, rumbo a los mágicos templos que rodean la sagrada Siem Reap… 25 kms más tarde, estábamos en un enorme parque rodeado de templos tan increíbles como el paisaje en el que se encontraban… Empezamos por el más conocido… Angkor Wat… ¿Qué decir de este pedacito de tierra? IMPACTANTE… Cada centímetro de ese enorme edificio en ruinas era tan alucinante como el anterior… ¿Cómo fue la naturaleza capaz de ocultarnos semejante estructura? La naturaleza es sabia, y claramente hubiese sido mejor dejarlos ocultos, y no llenarlos de turistas que corrompan la paz de ese calmo lugar… Estaba tan lleno de nosotros que no logré ni por un segundo encontrarme sola con el alma del templo, para poder sentirlo… Su infraestructura es maravillosa, y cada cosa está diseñada perfectamente, pero sólo logré conectarme con él al salir del mismo y alejarme del “pogo”…

_DSC1034

_DSC1059

Interiores de Angkor Wat

_DSC1066

Angkor Wat

La siguiente parada fue Angkor Thom… Un templo diseñado de tal manera que todas las caras de Buda, que se encontraban en sus picos, parecían cuidarlo de… ¿Nosotros?… Pero nuevamente, lo encontré minado de turistas ansiosos, que estaban más interesados en sus fotos que en conectarse con ese lugar único…

_DSC1080

_DSC1081

Entrada a Angkor Thom

_DSC1084

Angkor Thom

Decidimos dejar para el día siguiente el resto de los templos, ya que fue agotador buscar un lugar de conexión en medio de esa multitud… Fue un trabajo agotador… Pero al salir de ellos, sentí que, al igual que todos los turistas que íbamos allí, el templo ya no era el mismo… Yo me había llevado otro pedacito de ellos… Sí, la naturaleza fue sabia hasta que ya no pudo luchar más contra los curiosos humanos… La naturaleza quería cuidar esas maravillosas construcciones, hechas hace miles de años atrás, por gente que realmente le dio un significado y dejó parte de su alma en ellas, para que los humanos siguientes, no le robaran la magia que este lugar le había regalado algún día…

25kms después, estábamos sentados en medio del caos… Estábamos en “Pub street”, el centro de esta enorme ciudad… Un centro perfectamente diseñado para turistas, con bares lleno de extranjeros, disfrutando del escenario que estaba montado sólo para ellos… Pero ya había sido mucho ruido por un día, y al día siguiente teníamos que levantarnos de madrugada a ver la mayor atracción de Siem Reap…

_DSC1115

4.3am, dos argentinos se encontraban bicicleteando en medio de un parque a oscuras, con un único objetivo… Contemplar el mejor amanecer que hayan visto jamás… Parecía que iba a estar nublado así que no nos hacíamos mucha ilusión de que se cumpla nuestro objetivo… Pero, a las 5.3am el cielo empezó a llenarse de radiantes colores que iban dando marco al increíble Angkor Wat… No me creo capaz de describirlo con palabras, ya que no fue sólo una imagen, si no lo que la imagen generó en nosotros minuto a minuto, hasta lograr ver el sol radiante sobre nuestras cabezas…

_DSC1171

Rumbo al mágico amanecer…

_DSC1132

Estábamos atónitos, pero el recorrido recién empezaba… Quedaban varios templitos, hasta finalizar en el famoso “Ta Phrom”… Este templo fue el elegido para filmar la conocida película de “Tom Raider”, así que, como una fanática del cine que soy, no pude más que imaginarme minuto a minuto dentro de ese rodaje…

_DSC1201

_DSC1202

Interiores de Ta Phrom

Ya habíamos exprimido esta ciudad tanto como pudimos… Ya era momento de abandonarla, para poder dejar que los turistas siguientes pudieran, al igual que nosotros, robarle un poquito de su alma, cargada de historia y aventuras… Para que los siguientes también pudieran irse agotados y encandilados por la magia de sus radiantes y misteriosos templos…

 

VIAJAR ES MARCHARSE DE CASA,

ES DEJAR LOS AMIGOS,

ES INTENTAR VOLAR.

VOLAR CONOCIENDO OTRAS RAMAS,

RECORRIENDO CAMINOS,

ES INTENTAR CAMBIAR.

VIAJAR ES VESTIRSE DE LOCO,

ES DECIR “NO ME IMPORTA”,

ES QUERER REGRESAR.

REGRESAR VALORANDO LO POCO,

SABOREANDO UNA COPA,

ES DESEAR EMPEZAR.

VIAJAR ES SENTIRSE POETA,

ES ESCRIBIR UNA CARTA,

ES QUERER ABRAZAR.

ABRAZAR AL LLEGAR A UNA PUERTA,

AÑORANDO LA CALMA,

ES DEJARSE BESAR.

VIAJAR ES VOLVERSE MUNDANO,

ES CONOCER OTRA GENTE,

ES VOLVER A EMPEZAR.

EMPEZAR EXTENDIENDO LA MANO,

APRENDIENDO DEL FUERTE,

ES SENTIR SOLEDAD.

VIAJAR ES MARCHARSE DE CASA,

ES VESTIRSE DE LOCO,

DICIENDO TODO Y NADA, CON UNA POSTAL.

ES DORMIR EN OTRA CAMA,

SENTIR QUE EL TIEMPO ES CORTO,

VIAJAR ES REGRESAR.

GABRIEL GARCÍA MARQUEZ.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s