MONEDA EN MARCHA

Fue difícil dejar esa onírica playa, sabiendo que el siguiente destino iba a ser el último del recorrido… Una parte de mí quería seguir caminando, pero la otra sólo quería anclarse en esa playa por un tiempo más… Obviamente, por falta de opciones, ganó la parte que quería seguir camino… Un par de horas después, nos encontrábamos en un paraíso de cemento… El shock repentino de pasar de la paz a la gran ciudad, fue inevitable; pero traté de acomodarme tan rápido como pude, ya que sabía que no tenía tiempo suficiente para darme el lujo de recuperarme lentamente… Esta ciudad de ladrillos se llama “Kuala Lumpur” y es la capital de Malasia…

Nuestro recorrido empezó con más ansiedad de la deseada… Como era el último destino, habíamos rentado un hotel bastante cómodo, pero no nos importó demasiado quedarnos descansando y partimos rumbo al desconcierto, tan rápido como pudimos… Mapa en mano, ideas claras, destinos fijados… “Kuala Lumpur, sos nuestra”…

_DSC0615

Nuestros pies corrían en busca de magia… Hasta que, sin darnos cuenta, empezaron a desacelerar la marcha… Nos encontrábamos boquiabiertos, contemplando un edificio que nos dejó perplejos… Estábamos frente al paraíso de los arquitectos… Estábamos frente al edificio más tecnológico y mejor diseñado que hayamos visto… Estábamos frente a una creación argentina deslumbrante… Estábamos frente a “Las torres Petronas”… De repente, nuestra boca empezó a cerrarse y nuestros corazones a llenarse de orgullo… “Sí”, les decíamos a cualquiera que pasaba por ahí, “a este monstruo lo hizo un argentino”… Y fue ahí donde me quedé meditando por unos largos minutos, reconociendo todo lo que los argentinos somos capaces de lograr… Fue ahí donde me di cuenta que durante todo el recorrido del viaje, la gente nos había reconocido por uno que otro personaje… Fue ahí donde me di cuenta que cada una de las personas que nos cruzábamos moría de ganas de conocer mi país; o, aquellos que habían ido, sólo hablaban maravillas… Fue ahí donde me di cuenta de la magia de los argentinos… Fue ahí donde me sentí vulnerable al pensar que era necesario estrellarme contra el mundo para reconocer la belleza de mi país… Fue ahí donde me sentí orgullosa de decir: “soy argentina”…

Luego de varios minutos de contemplación, decidimos seguir camino en busca de las delicias malayas que tanto habíamos escuchado hablar… Y no se equivocaban… Así fue como pasaron nuestros días contemplando ese majestuoso edificio, sintiéndonos orgullosos y deleitándonos con innumerables delicias…

_DSC0685

Mi postre preferido

_DSC0617

a

 Torres Petronas

Era momento de partir… Era momento de volver a casa…Era momento de ponerle fin al recorrido… Era momento de partir al aeropuerto… Así que, empacamos las valijas y partimos hacia el lugar de nuestro final… Nuestras caras ya no eran de asombro ni de felicidad… Pese a la alegría que sentíamos por todo lo que habíamos vivido, nuestras caras decían lo contrario, y nuestros pies andaban a un ritmo mucho menor al que acostumbraban… Nunca aceleraron lo suficiente… Nunca quisieron llegar al destino a tiempo… Nunca se estresaron por llegar al pajarito que nos haría volar a casa… Y fue por ésto, que, al llegar al lugar de partida, nuestro pajarito ya había volado al nido…

Tiramos la moneda 3 veces, la cual nos indicó que estábamos haciendo lo correcto… Y fue todo lo que necesitamos para cambiar el medio de transporte, marcar el mapa con el siguiente destino y volver a dibujar las sonrisas en nuestras caras…

3 horas después, nos encontrábamos en Melaka; un pequeño pueblito que nada tenía de tecnológico… Un pequeño pueblito lleno de vida y cultura… Un pueblito que nos recibió repleto de turistas asiáticos, fascinados por poder pasar el año nuevo chino en este onírico lugar…

_DSC0818

_DSC0769

_DSC0776

Melaka

Las callecitas de la ciudad estaban decoradas con lamparitas chinas que alumbraban las noches y embellecían los días… Las casitas, aún mantenían la arquitectura de su creación, por lo que te situabas fácilmente en el 1400… La gente del lugar, totalmente despojada de problemas y llena de soluciones… Y, el río que la bordeaba, tocaba notas tan armoniosas que sólo podían tratarse de la musicalización de una película… Era como si la moneda me hubiese dicho: “Quedate y vamos a dar un recorrido por el tiempo, en el que sólo vas a encontrar paz y armonía”… Una oferta imposible de rechazar…

Así pasamos nuestros días, en un pueblito del 1400, rodeados de gente amable y sonriente, y turistas asiáticos felices de estar viviendo el espectáculo que el pueblo había montado para ellos… Un espectáculo ideal para darle final y principio a un nuevo año…

_DSC0788

_DSC0778

aa

Melaka

Cada vez que recuerde esta experiencia, voy a acordarme de esa iluminada moneda que habló por sí sola y me dijo que, una vez más, no haga caso a las reglas… Una moneda que me dijo que lo material era sólo éso… Una moneda que me revivió una sonrisa que no se va a borrar jamás de mi rostro… Una moneda que me permitió vivir experiencias que ni siquiera estaban pactadas… Una moneda que me enseñó una lección: “A veces es necesario salirse del camino, romper las reglas, arriesgarse, dejar lo material de lado, saltar al vacío, entregarse a vivir…

_DSC0924

_DSC0834

_DSC0901

Feria por el Año Nuevo Chino

A veces es necesario quedarse desnudo y correr por el campo… Y sólo así, despojado de todo y abierto a la vida, es como podés encontrar esa sonrisa imposible de erradicar… Sólo así, la vida se entregará a ti sin restricciones y libre de prejuicios…”

_DSC0869

 VIVIR ES LA COSA MÁS RARA EN EL MUNDO…

LA MAYORÍA DE LA GENTE SIMPLEMENTE EXISTE

OSCAR WILDE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s