AMIGOS ENCUBIERTOS

Entre una de las cosas que más me unieron con Benja, se encontraban los viajes, en primer puesto… Así, dos extraños se encontraban, hace 19 meses atrás para convertirse en amigos, novios y compañeros de viaje… Nos conocimos en septiembre, y esos dos cortos meses fueron más que suficientes para empezar a planear nuestro primer viaje juntos… Y, no sé si fueron las miles de mariposas que me revoloteaban, o qué, pero Chile me enamoró…

_DSC0485

En noviembre de 2013, en medio del año laboral, con mil cosas en la cabeza, decidimos escaparnos, por unos días, de esa rutina que nos tenía acorralados… Y fue así que cruzamos los andes para encontrarnos en el país vecino…

_DSC0510

_DSC0511

Es increíble cómo dos países tan cercanos, pueden ser tan distintos… Su moneda es el peso chileno, pero todo está dolarizado, por lo que, mis escasos pesos argentinos, no pudieron hacer demasiado alarde; aunque eso no fue razón suficiente para impedirme visitar dos de los rinconcitos más transitados de este chico pero próspero país… Santiago de Chile y Valparaíso.

_DSC0601

Nuestro recorrido empezó en la capital, Santiago de Chile… Caminar por estas calles fue tarea complicada… No porque no estuviese bien señalizado, sino porque cada camino tomaba formas inimaginables… Así, entre épocas coloniales, y calles llenas de arte y modernidad, nos perdimos entre los años 1541 y 1884, llegando al Mercado Central… Fue fácil situarse en el día de su inauguración, ya que parecía que nada había cambiado… Su fachada mantenía las formas de esa época, y la gente en su interior parecía recrearla perfectamente… Pasamos largas horas entre los pescados más frescos del continente y degustando panes con manteca y pebre, junto con las mejores empanas de camarón que se puedan encontrar en todo Chile… Pero el plato estrella fueron las machas a la parmesana, las cuales se convirtieron en nuestro plato de entrada de cada día… Cuando nuestras panzas estaban llenas de tantas delicias, y nuestro instinto de búsqueda nos avisó la hora de salida, decidimos seguir camino hacia una partecita de la ciudad, que nada tenía que ver con el olor a pescado…

_DSC0429

_DSC0448

_DSC0440

_DSC0431

Minutos más tarde, estábamos caminando por las calles de Bellavista… Un barrio cuyo nombre lo describe perfectamente; lleno de barcitos y cafés, imposibles de esquivar, manteniendo un estilo impecable… Caminamos hasta llegar a “La Chascona”, la casa de Pablo Neruda, situada en la falda del Cerro San Cristóbal… En ella sólo se respiraba amor e historia… Allí, fueron velados los restos del exitoso chileno, por lo que hasta el día de hoy se podían leer sus poemas en el aire y se podía sentir la fuerza de su mujer, Matilde, por reconstruír esa casa y mantenerla alejada de cualquier vestigio del Golpe de Estado…

lachascona

La Chascona

_DSC0488

_DSC0490

_DSC0525

Llenos de historia, nos dejamos perder entre escritos, hasta llegar a una de las esquinas más visitadas por locales y turistas… Esperamos unos minutos para poder ingresar, ya que la lista de espera era larga… Y cuando logramos sentarnos y degustar sus platos, reconocimos que cada minuto perdido, había valido la pena… Estábamos en “Ciudad Vieja”, y teníamos frente a nosotros el mejor sandwich de carne mechada que jamás hayamos probado… Ahora sí, el día estaba completo… Panza llena, corazón contento… Y emprendimos el regreso a nuestro hogar de paso, para seguir nuestra búsqueda al día siguiente…

_DSC0518

Nos despertó un radiante sol y el olorcito a pancakes que se olía desde la cocina… Desayunamos tanto como pudimos y pusimos nuestros pies en marcha…

_DSC0509

Así, visitamos el barrio de Providencia, el cual nos dejó boquiabiertos con un cerro nevado que nos seguía a cada paso, guiándonos hacia el Costanera Center… Y nos dejamos perder, por horas… Dentro del mismo, era imposible llevar un control del tiempo, ya que la inmensidad del sitio, te hacía perderte en cada rincón… Así, nos mudamos a Estados Unidos, rodeados de las mejores marcas y las cadenas de comida rápida, más reconocidas del mundo… Nunca miramos el reloj… Pero cuando pudimos mover nuestra vista fuera de este enorme edificio, reconocimos que era hora de seguir camino…

_DSC0604

Como un regalo de la ciudad, en nuestro camino hacia la Plaza de las Armas, pasamos por un barrio que nos enseñó un poco más de historia, rodeándonos de una arquitectura digna de la época colonial… Caminamos por las calles de Lastarria; y, perdidos entre épocas, llegamos a destino… Ese regalo se había convertido en aprendizaje puro… Estábamos rodeados de historia viva… Estábamos rodeados de edificios llenos de peso cultural… Así que dedicamos largas horas a perdernos entre historias… Y cuando creímos que nuestra cabeza iba a explotar de tanta información, emprendimos la vuelta a casa, ya que, al día siguiente, nos esperaba el próximo destino…

_DSC0465

_DSC0451

_DSC0458

Nuestro hogar se había trasladado… Nos encontrábamos en una ciudad situada sobre un cerro… Estábamos en la colorida Valparaíso… Allí, pasamos 3 mágicos días… 3 días de ensueño… 3 días perdidos entre los cerros… 3 días de arte, arte y más arte… 3 días remontándonos a viejas épocas… 3 días aprendiendo sobre el gran comercio de esta pequeña ciudad… 3 días de encuentro con habitantes llenos de historias… 3 días en los que mi vista se recreó en cada esquina… 3 días en los que conocí extranjeros que habían llegado un día, se habían enamorado y nunca más se habían ido… 3 días de apreciar cada obra de arte, muchas de ellas hechas por artistas locales, y muchas otras, por genios que venían de recónditos países, sólo para exponer sus obras… 3 días de atardeceres y colores… 3 días que jamás voy a olvidar…

_DSC0544

_DSC0550

_DSC0554

_DSC0547

_DSC0558

_DSC0580

Porque Valparaíso no es una simple ciudad de colores, situada en medio del cerro… Porque en Valparaíso vive un pueblo lleno de arte y vida… Porque en Valparaíso se escuchan gritos de alegría a cada paso… Y es por ello, que me hes imposible imaginarme esa alegre ciudad, en llamas… Quizá, algún envidioso y descuidado no supo apreciar esta fantástica creación de la manera adecuada… Pero algo que queda claro es que este pueblo no va a quedar negro bajo ninguna circunstancia… Porque el pueblo que vive en ella, tiene tanta fuerza, que con un simple soplido conjunto, puede eliminar el negro tizne en pocos minutos, dejando nuevamente los colores en alza… Porque no hay ninguna catástrofe capaz de apagar tanta vida… Porque Valparaíso es y será, siempre, un mundo en colores, dentro del cual, cada integrante del mismo, tiene la fuerza necesaria para luchar cualquier batalla y salir victorioso… Porque el aire que se respira, tiñe de colores las lágrimas, apaga cualquier incendio y devuelve la vida a cada instante…

_DSC0583

_DSC0585

_DSC0592

_DSC0570

Valparaíso_-_20081207-51

Empecé este escrito hablando de las diferencias que este país tenía con el mío; pero recordando cada momento en él, puedo afirmar, que pese a las miles de diferencias superficiales; dentro de ambos, viven pueblos, con ideologías muy similares… Ambos fuimos humillados y teñidos de rojo, saliendo victoriosos y con mayor fuerza que la anterior… Ambos fuimos inventores de las mayores delicias que se puedan probar en cualquier rincón… Ambos somos tan pasionales que podemos amarte y odiarte en menos de un minuto… Ambos llevamos esa sangre latina que nada tiene de fría ni calculadora… Ambos disfrutamos de cada momento de vida con el mayor frenesí posible… Ambos somos luchadores contra gobiernos que, muchas veces, no nos representan… Y ambos, llevamos el escudo de nuestro país, tan arraigado, que sería imposible erradicarlo de nuestro cuerpo, ya que está tatuado en nuestras venas… Porque puede que, muchas veces, critiquemos a nuestros pueblos, sintiéndonos disconformes con miles de cosas; pero son justamente esas miles de irregularidades las que nos mantienen alertas y listos; son esas mismas irregularidades las que nos permiten tener ese espíritu de lucha, propio de alguien que pertenece; son esas mismas irregularidades las que nos permiten instruirnos más sobre nuestra historia, para estar preparados al momento de sentar bases en una batalla; y son esas mismas irregularidades las que nos mantienen unidos como pueblo, luchando, cada día al levantarnos, y cada noche al acostarnos… Porque si hay algo que tenemos en común, es esa pasión desenfrenada y esas ganas de salir adelante, buscando, juntos, un país mejor…

_DSC0507

UNA VEZ AL AÑO, VE A ALGÚN LUGAR EN EL QUE NUNCA HAYAS ESTADO ANTES.

DALAI LAMA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s