DE PEHUAJÓ A CHINA EN UN AÑO

Ansiedad, emoción, melancolía, preocupación, miedos, felicidad, tristeza, inseguridades, más ansiedad… Miles de emociones se mezclaban dentro de mí, un año atrás, cuando decidí salir de mi pequeña ciudad, sin fecha de regreso…

Parece ayer cuando mis lágrimas brotaban, en el sillón de mi casa, mientras mi mamá me acariciaba el pelo… Parece ayer que papá me alentaba para que pudiera tomar el coraje suficiente de partir, y yo pensaba, en mi interior, que lo único que quería era pasar más tiempo ahí, con ellos… Parece ayer cuando abrazaba a mis hermanos pensando que se venía el fin del mundo… Parece ayer que despedía a mis seres queridos, simulando una sonrisa despreocupada… Parece ayer que me quedaba sin fuerzas en el último minuto, creyendo que no iba a ser capaz de alejarme de mi familia… Y parece ayer que me levantaba llena de energía y me decía a mí misma que era momento de dejar a esa nena de lado y salir a convertirme en una mujer… 

Hoy, recuerdo a esa pequeña YO… Esa chica que creía que se comía el mundo y terminó siendo devorada por experiencias contrarias… Esa chica que creía que Nepal era lo mismo que la India… Esa chica que apenas había salido de su país… Esa chica que no entendía demasiado de nada pero buscaba un cambio… Esa chica que, pese a ser una persona inexperta y estar llena de inseguridades, se animó y se lanzó de lleno al desconcierto, en busca de un cambio radical…

Hoy, me es inevitable agradecerle a esa Manu que se animó a salir de su zona de confort, pese a los miles de miedos que éso le causaba… Porque sin esa pequeña chica inexperta y atrevida, jamás hubiera nacido esta nueva persona, igual de inexperta, pero con más conocimientos y menos inseguridades… Porque sin las agallas que tuvo esa Manu, hoy no me encontraría sentada en una plaza de Beijing, recordando mi vida un año atrás… No podría hablar de las miles de experiencias que sumé al álbum de mi vida… No podría estar orgullosa de mí misma, al hablar sobre estos 365 días llenos de nuevos conocimientos… No podría relatarles mis historias sobre cada uno de los 13 países que conocí… No podría decir que amo viajar y que me nutro de cada ciudad y de cada persona que se me cruza en el camino… No podría hablar sobre un apasionante camino que recién empiezo a recorrer… Y no podría escribir sobre mi vida, con una sonrisa tan grande y un corazón tan lleno de amor recibido…
Muchos me felicitan por mi valentía… Muchos me critican por mi bipolaridad… Muchos me halagan por mi coraje y mi manera de enfrentar el mundo, creyendo que ellos nunca serían capaces de hacerlo… Muchos creen que sigo siendo la misma de siempre… Muchos se aburren con mis largas historias de cuento de hadas… Y puede que sea verdad, que haga mis relatos basados sólo en magia y felicidad… Puede que la gente espere un poco más de acción e historias caóticas, de un mundo que está por colapsar, o que quieran leer sobre las catástrofes y todas las malas personas que se me cruzaron en el camino; pero si yo le hiciera caso a esa gente que busca acción, me estaría yendo fuera de los límites de lo que mi mente y mi alma están buscando… Es verdad, se me cruzó gente con otras virtudes; tengo historias que atemorizan a cualquiera; puedo relatar hechos caóticos y situaciones nada gratas… Puedo contarles que a veces siento miedo, que a veces sólo quiero volver a los brazos de mis papás y ser esa nena que temía a todo pero que tenía un respaldo que la acobijaba… Puedo escribir sobre mis nuevas inseguridades y sobre los lugares horribles en los que me encontré… Pero si yo les relato estas trágicas historias, entonces no lograría mi objetivo… No lograría que haya gente que viaje con mis relatos, tampoco ayudaría a aquellos que necesitan un pequeño empujón para lanzarse a la búsqueda y mucho menos conseguiría que aquellos que ven ésto como una locura, dejen de verla así y empiecen a dudar…
Como cuento en mis escritos sobre mi historia, soy una chica indecisa… Soy una chica que se aburre fácil… Soy una chica que siempre encajó pero nunca perteneció a ningún lugar… Soy una chica que nunca se apasionó demasiado pero que siempre buscó la salida cuando algo no lo hacía… Soy una chica que, pese a sus miles de pensamientos contradictorios, siempre consiguió lo que en ese momento era mejor para ella… Soy una chica que empezó a ubicarse en el mapa de grande, pero que, a penas lo hizo, decidió empezar a recorrerlo… Soy una chica común que se animó al cambio y se sorprendió gratamente… Soy una chica que jamás va a contarle sobre sus malas experiencias ya que creo que ellas son subjetivas y contrarrestan con las miles de buenas… Soy una chica que relata historias y se sorprende día a día de lo que logró… Soy una chica que hace un año atrás estaba encerrada en sí misma y hoy no hace más que abrirse al mundo… Soy una chica cuyo único objetivo es encontrar la felicidad absoluta; aquella que, hace un tiempo atrás, creía que no existía… Soy una chica que les pide, desde su escasa experiencia, que se animen y salgan a patear el mundo… Porque puede que se encuentren con gente que no los trate de la mejor manera, con situaciones que los sobrepasen o con lugares de los que quieras huir; pero es todo ésto lo que los va a ayudar a hacerse más fuertes… A refugiarse en esa gente que los va a esperar con los brazos abiertos, pese a no conocerlos; a sacar toda su fortaleza frente a esa situación que los sobrepase; y a aislar su mente, recordando lo mágico que fue el lugar anterior, dejando volar su imaginación más alto de lo que se creían capaces… Porque si hay algo que aprendí durante estos viajes por Asia fue sobre el concepto del Yin y el Yang… Sobre esas dos fuerzas opuestas y complementarias, que se encuentran en todas las cosas… El yin es el principio femenino, la tierra, la oscuridad, la pasividad y la absorción. El yang es el principio masculino, el cielo, la luz, la actividad y la penetración… El concepto se suele representar mediante un símbolo denominado taijitu, donde la línea que las separa no es recta, sino sinuosa, representando el equilibrio dinámico entre los dos conceptos y su continua transformación… Estas dos fuerzas son opuestas, interdependientes, se consumen y se generan mutuamente, pueden transformarse en sus opuestos… Pero no es más que un concepto, representado mediante un gráfico en forma de círculo… Un círculo que, para mí, no es ni más ni menos que el universo, representado de tal manera que muestra la perfección del equilibrio, formado por miles de millones de átomos que no son ni más ni menos que energía… Energía que lo forma, que NOS forma… Y creo que basta con brindar energía positiva al cosmos, para recibir más de la misma… Por ésto, aléjense de las historias oscuras y de la energía negativa, déjenla del otro lado del círculo y salgan a perderse dentro del mundo…
Yo, como envase viviente de mezcla de energías, intentando pasarme al lado de la luz, no hago más que llenarme de buenas energías para que me ayuden a repeler aquellas negativas que intentan luchar contra mí día a día… Salgan a perderse en este mundo que poco tiene de cuento de hadas pero mucho tiene de aprendizaje… Un mundo que se encuentra corrompido por nuestras propias energías, lo que nos ayuda a hacernos fuertes… Y es ésa fortaleza, la necesaria para crecer y mantener ese equilibrio de energías que este universo nos pide a gritos…

12/06/2015, en Beijing, a un año de haber partido de Pehuajó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s