AZAR EMOCIONAL

Morder, rugir, gritar, llorar, rogar… Momentos en los que nada es suficiente, nada basta para ahuyentar toda esa mezcla inexplicable de emociones alteradas… “Chocando” unas con otras, inhibiéndose y excitándose, al igual que las neuronas en pleno proceso sináptico…

Tu cuerpo pide a gritos expresarse, pero tu mente no sabe cómo… Así, pasan eternos segundos de desconcierto y dolor absoluto, enjaulados en el más oscuro de los aljibes… Son segundos transformados en horas y minutos en semanas…

Pero, al mirar atrás, sólo fue un instante… Porque en ese momento donde creías explotar por dentro, una fuerza completamente ajena a tus sentidos se apodera de vos y trae a tu ser una entrañable paz… Es como si toda esa tormenta de desesperación no hubiese ocurrido dentro tuyo, como si ese instante le perteneciera a alguien más…

Una brisa esquizofrénica recorre todo tu cuerpo, por apenas un lapso de tiempo, y tu cuerpo entra en estado de serenidad, tu mente se pone en blanco, y, sin siquiera notarlo, estás riendo a carcajadas, por la mayor de las tonterías…

La gente a tu alrededor te llama loca y se ríe a tu par… Así, comienzan a jugar tu insano juego de máscaras… Sin poder comprender que esa mueca de felicidad en tu rostro no significa más que un pedido de auxilio… No es más que una manta de seda puesta sobre un volcán a punto de estallar… Algunos lo llaman bipolaridad; otros, cambios de ánimo; y hay quienes prefieren pasarlo por alto y ponerte en el papel de desquiciado… Yo elijo llamarlo normalidad; elijo describirlo como un descargo del alma, la cual necesita expresarse de mil maneras; la cual necesita hablar por sí sola; la cual no mide consecuencias emocionales… ¿No es acaso ella la partecita más pura de cada uno de nosotros? ¿No es ella a la que todos buscamos sanar; con la que buscamos el encuentro más cercano; con la única con la que podemos ser nosotros mismos; la que nos hace seres “más allá de lo racional”? Entonces… ¿Por qué no dejarla hablar? ¿Por qué destruirle su libre albedrío y ocultarla tras máscaras?

Mostrémonos tal cual somos… No nos impidamos rugir, soñar, reír, expresarnos… ¡No callemos a nuestros sentimientos! ¡Vivamos de emociones! ¡Seamos lo más irracionales posible!… Que nos llamen locos, esquizofrénicos, imparciales, insanos, bipolares… Pero no dejemos de llorar por reír, ni de sonreír por callar… Liberemos lo más profundo de nosotros y transformemos a este mundo de irrealidades, en la normalidad más real imaginable… Volvámonos locos ante la mirada ajena, y extremadamente libres y felices ante la nuestra… Sólo el día que nos dejemos liberados al azar emocional, podremos comprender la belleza irrefutable de la armoniosa locura de la vida…

La locura se apodera rabiosa de mi cerebro y yo se lo permito, soy muy consciente de que estoy sometido a influencias sobre las que no tengo ningún control…

KNUT HAMSUN

(Escritor noruego. 1859-1952).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s